Magrathea

(Cita de la Guía del autoestopista galáctico,página 634784, sección 5, Artículo Magrathea)

Hace mucho, entre la niebla de los tiempos pasados,durante los grandes y gloriosos días del antiguo Imperio Galáctico, la vida era turbulentas, rica y ampliamente libre de impuestos.

Naves poderosas trenzaban su camino entre soles exóticos, buscando aventuras y recompensas,por las partes más recónditas del espacio galáctico. En aquella época los espíritus eran valientes los premios eran altos, los hombres eran hombres de verdad, las mujeres eran mujeres de verdad, y las pequeñas criaturas peludas de Alfa Centauro eran verdaderas pequeñas criaturas peludas de Alfa Centauro. Y todos se atrevían enfrentarse con terrores desconocidos, a realizar hazañas importantes, a dividir audazmente infinitivos que nadie había dividido antes, y así fue como se forjó el Imperio.

Desde luego, muchos hombres se hicieron sumamente ricos, espero eso era algo natural de lo que no había que avergonzarse, porque nadie era verdaderamente pobre, a menos nadie que valiera la pena mencionar. Y para todos los mercaderes más ricos y prósperos, la vida se hizo bastante aburrida y mezquina y empezaron a imaginar que, en consecuencia, la culpa era de los mundos en que se habían establecido; ninguno de ellos era plenamente satisfactorio; o el clima no era lo bastante adecuado en la última parte de la tarde, o el día duraba media hora más, o el mar tenía precisamente el matiz rosa incorrecto.

Y así se crearon las condiciones para una nueva y asombrosa industria especializada: la construcción por encargo de planetas de lujo. La sede de tal industria era el planeta Magrathea, donde ingenieros hiperespaciales, aspiraban materia por agujeros blancos del espacio para convertirla en planetas soñados, planetas de oro, planetas de platino, planetas de goma blanda con muchos terremotos, todos encantadoramente construidos para que cumplieran con las normas exactas que los hombres más ricos de la Galaxia.

Pero tanto éxito tuvo esa aventura, que Magrathea pronto llegó a ser el planeta más rico de todos los tiempos y el resto de la Galaxia quedó reducido a la pobreza más abyecta. Y así se quebró la organización social, se derrumbó el Imperio y un largo y lóbrego silencio cayó sobre mil millones de mundos hambrientos, únicamente turbado por el garabateo de las plumas de los eruditos mientras trabajaban hasta entrada la noche en pulcros tratados sobre el valor de la planificación en la política económica.

Anuncios
Leer Más "Magrathea"

El Presidente…


El presidente, en particular, es un títere no ejerce poder real alguno. En apariencia, es nombrado por el gobierno, pero las dotes que se le exige demostrar no son las de mando, sino las del desafuero calculado con finura. Por tal motivo, la designación del presidente siempre es polémica, pues tal cargo siempre requiere un carácter molesto pero fascinante. El trabajo del presidente no es el ejercicio del poder; sino desviar la atención de él…


“The Hitchhiker´s Guide to the Galaxy”

Douglas Adams

Leer Más "El Presidente…"